¿De qué se componen las vacunas?

¿De qué se componen las vacunas?Existen tres grandes categorías de vacunas:

  • Las vacunas vivas atenuadas, que se componen de microorganismos vivos, aunque atenuados. Es el caso, por ejemplo, de la vacuna contra la poliomielitis que se administra por vía oral, así como la del sarampión, la rubéola, la parotiditis o la fiebre amarilla.
  • Las vacunas inactivadas, elaboradas con microorganismos que se han inactivado o, dicho de otro modo, que han sido destruidos durante la producción, como ocurre con la vacuna contra la influenza o la tos ferina, por ejemplo.
  • Por último, las vacunas denominadas “recombinantes”, que son fruto de las nuevas tecnologías surgidas gracias a la ingeniería genética. Entre ellas se encuentra la vacuna contra la hepatitis B.

 
Así pues, las vacunas se elaboran utilizando microorganismos atenuados o inactivados, o bien fragmentos de microorganismos, a los que se añaden otros componentes para garantizar que el producto mantendrá sus cualidades a lo largo del tiempo.